Anuncios

¡FINDE DE BARRIO! 23-24-25 junio en LA CANICA

Después del paseo antigentri y de la serie de asambleas en las que venimos debatiendo sobre qué mierda es la gentrificación y cómo nos afecta, ha llegado el momento de volver a juntarnos, aunque ahora para pensar respuestas a esta agresión y estrategias de resistencia basadas en la creatividad y el apoyo mutuo.

Queremos que estas acciones surjan de la participación y la inteligencia colectiva de todas las personas y grupos que nos vemos afectadas por esta disputa por el territorio, por esta agresión a nuestro barrio. ¡Esperamos que podáis venir!

El encuentro será el sábado, 27 de mayo, de 19 a 21 horas en Quimera.

Luego habrá picoteo vegano y actuación a cargo de la banda I Bombaroli!!
¡No faltéis!

 

Se-Gentrifica_Encuentro-27-Mayo_II

El barrio para quien lo habita – 27mayo 19h – CSrOA Quimera

Barril solidario Stop Hotel y Asamblea Antirrepresiva

Amigxs y vecinxs, la Asamblea del barrio os necesita!


barrilada-alta

Los dos principales frentes de lucha abiertos en el seno de la asamblea, Stop-Hotel y la Asamblea Antirrepresiva, se enfrentan en los próximos meses a procesos complejos y gravosos. Por un lado, un hotel que no queremos, y que consideramos el ejemplo más flagrante de la colonización que está sufriendo nuestro barrio, está siendo construido ante nuestros ojos en la c/Valencia 8-10, a la vez que en la plaza de Lavapiés un enorme cartel publicitario nos recuerda hasta qué punto y con qué apabullante rapidez Lavapiés se está convirtiendo en una gustosa “marca” para lxs actorxs del turismo y lxs especuladorxs.

Por otro lado, un compañero acaba de ser condenado al pago de una multa de varios miles de euros por documentar una redada racista, y más juicios se avecinan como parte de la campaña de miedo, control y represión que el Estado desencadenó contra los movimientos de protesta posteriores a mayo de 2011.

Ahora más que nunca necesitamos estar juntxs resistiéndonos a la gentrificación de nuestro barrio, y practicando la solidaridad y el apoyo mutuo contra quien nos quiere aisladxs, calladxs, desamparadxs.

El jueves 3 de noviembre nos juntaremos, una vez más, para fortalecer nuestra caja de resistencia: lo que se recaude del barril y del tapeo vegano a precio libre irá para gastos antirrepresivos y para financiar la campaña en contra de la construcción del hotel.
Os esperamos en el bar El Chiscón, en c/Lavapiés 45, a partir de las 21.30 hrs.

https://stophotelplazalavapies.wordpress.com/
http://lavapies.tomalosbarrios.net/

 

ESTO “AÚN” ES UN BARRIO. LA CONSTRUCCIÓN DE UN HOTEL IBIS EN LA CALLE VALENCIA AMENAZA LAVAPIÉS

foto-muerte-de-un-barrio

El mismo día que empezaron las obras en el solar de la calle Valencia, la 2 de TVE emitía un programa sobre Lavapiés titulado “Esto es un barrio”. Era 7 de septiembre y a nadie le pillaba por sorpresa. La creciente visibilidad de Lavapiés viene impulsada desde distintos frentes que van desde las revistas y programas de tendencias a las operaciones urbanísticas y especulativas, pasando por su inclusión en recorridos y mapas turísticos y por todos los artículos, talleres y seminarios que analizan, a menudo de manera ambigua, la gentrificación, así como, incluso, por el imaginario que han proyectado sus propias resistencias. Sea como sea, Lavapiés está de moda porque todavía es un barrio. Un barrio en el que ya no da tanto miedo vivir, como se solía decir, pero que aún conserva esa autenticidad que lo hace genuino. Se encuentra en el momento perfecto pero efímero en el que de su venta se obtendrá el máximo beneficio: casi pacificado y aún no agotado. De hecho, si el programa de La 2 hubiera realizado un análisis menos sesgado y más problematizado de la situación en Lavapiés le habría puesto por título “Esto AÚN es un barrio”.

La construcción de un hotel IBIS en plena plaza de Lavapiés agudiza esta amenaza. No se trata de ser alarmistas pero sí de enfatizar las modificaciones, a veces desapercibidas, que la gentrificación puede producir y que, de hecho, ya está produciendo en el barrio. Sin salirnos de la plaza, que el teatro Olimpia (que también alojó estrenos de cine, bailes de carnaval o zarzuelas) diera paso a una sede del Centro Dramático Nacional (el teatro Valle Inclán), acabó con el uso popular que las vecinas hacían del espacio para orientarse hacia otro uso más pasivo en el que un nuevo público asiste a eventos de cultura ya instituida. Por otro lado, que lugares de encuentro entre vecinas como la churrería que había en el solar de la calle Valencia o los puestos de fruta y verdura de la galería de enfrente hayan sido sustituidos por la compra en Carrefour ha modificado el ritmo de la plaza. Y no se trata de nostalgia. Los antiguos comercios destinados a cubrir las necesidades de las vecinas se ven amenazados hoy por otros contra los que no pueden competir y que tienen como objetivo el público turista o de ocio que no habita Lavapiés. Además, el Carrefour 24 horas modifica la lógica temporal del barrio al no respetar el sueño de las vecinas ni los días de descanso del comercio tradicional, e impone una temporalidad eterna de consumo ilimitado.

El hotel IBIS será un punto y aparte en este proceso. De cinco plantas de altura y con un diseño que nada tiene que ver con Lavapiés, el negocio francés atraerá más turismo pero no las bondades que se le atribuyen (trabajo, dinero, seguridad…). El hotel forma parte de un proceso de colonización que precariza el empleo y vuelve al barrio dependiente de agentes que le son externos. Además, los precios adaptados al mayor poder adquisitivo de los turistas y los nuevos pobladores harán del barrio un lugar inasequible para sus habitantes actuales contribuyendo a una de las consecuencias más dramáticas de la gentrificación: la expulsión de sus vecinas. De hecho, colectivos de migrantes ya están empezado a notar dificultades para alquilar, y no sólo por motivos económicos, sino por no cumplir ahora con las nuevas expectativas de los propietarios, llegando a la paradójica contradicción que supone vender la imagen de un barrio multicultural en el que las migrantes ya no pueden alquilar. Aun así, se seguirá enfatizando una estética exótica rentable para el turismo, volviendo a Lavapiés un simulacro de sí mismo. Mientras, en la plaza continuarán las redadas racistas y la represión a colectivos y movimientos sociales, se perpetuará la vigilancia y desaparecerán las relaciones de buena vecindad, solidaridad y apoyo mutuo, debilitándose así las formas de vida que hacen que Lavapiés aún sea un barrio.

En la historia del solar de la calle Valencia se cristalizan las estrategias de gentrificación y turistización que amenazan nuestros barrios. A finales de los noventa, y bajo la excusa de la rehabilitación, se declararon en ruina muchos inmuebles, lo que sirvió para expulsar a las vecinas que aún poseían contratos de renta antigua. Éste fue el caso del solar, antiguamente un edificio que se acabó deteriorando ante la impasibilidad de su propietario. La Comunidad de Madrid llegó a un acuerdo con él para que le cediera la titularidad del espacio con el objetivo de construir vivienda social. Sin embargo, la Comunidad nunca cumplió con el acuerdo y, tras una rocambolesca historia de disputas y pleitos, el edificio acabó siendo demolido pero no reconstruido, el solar abandonado y la titularidad tuvo que ser devuelta al propietario original y a la empresa inmobiliaria NADEGO S.L, encargada de construirle el hotel a IBIS. Lo que se quiso vender como una iniciativa pública bienintencionada le estaba haciendo el juego a la iniciativa privada, al expulsar a las vecinas, derribar el edificio y dejar un solar vacío disponible ahora para suculentos negocios.

El mismo día que empezaron las obras en el solar de la calle Valencia, una concentración de vecinas mostraba su rechazo. Parece que el espacio lleno de vida que un día fue Solarpiés sigue siendo hoy lugar de disputa y de conflicto. Stop-Hotel, un grupo de trabajo vinculado a la Asamblea Popular de Lavapiés, ha tratado de visibilizar y alertar de la construcción de un hotel del que nadie sabía nada, ya que el Ayuntamiento nunca informó de este proceso. De hecho, fueron las propias vecinas las que tuvieron que arreglárselas para enterarse. A pesar de las voces que se alzaron en su contra, la licencia para construir el hotel fue concedida. La pregonada participación ciudadana parece que aquí encontró un límite. Pese a todo, a partir de la concentración del 7 de septiembre surgió una nueva Asamblea que reivindica un parque en el solar de la calle Valencia. Desde entonces, cada lunes por la tarde se reúnen enfrente tratando de imaginar otros usos del espacio y las maneras de darle vida a través de acciones y con la participación de diversos colectivos; la desarticulación del barrio encuentra en este tipo de prácticas una resistencia. En contra de la amenaza que supone un agente tan invasivo y colonizador como un hotel en una de sus zonas más estratégicas, la Plaza, sus vecinas continúan creando redes de apoyo, formas de convivencia y de lucha para que Lavapiés siga siendo un barrio.

https://www.diagonalperiodico.net/movimientos/31983-esto-aun-es-barrio.html

Presentación de colectivos y concurso de postres veganos. Sábado 8 de octubre de 2016. Local Anarquista Magdalena

concurso-postres-veganosdefinitivo-01

 

18:00 Presentación de los siguientes colectivos: 

  • Ochodoscuatro ediciones.Editorial vegana, antiespecista y por la liberación animal.
  • Radio Cabezas de Tormenta. Programa de radio hecho desde la entrañas de Madrid, la ciudad que no tiene corazón.
  • Locomún. Politizando el sufrimiento psíquico desde la reflexión y la revuelta. Construyendo en común, construyendo lo común.
  • Stop Hotel. Movimiento vecinal que nace frente al proyecto de construcción de un nuevo Hotel en un solar (antes público) de la calle Valencia y el proceso de gentrificación en el que está inmerso el barrio de Lavapiés
  • Local Anarquista Magdalena. Pretende ser un punto de encuentro para personas interesadas en las ideas libertarias y las diferentes luchas de carácter antiautoritario y anticapitalista.
  • STSI.  Organización de trabajadores/as que parte del ramo de las telecomunicaciones y los servicios informáticos, reivindica el asociacionismo obrero como una forma genuina de llevar adelante el vínculo entre personas explotadas.
  • Encuentro del Libro Anarquista de Madrid. Pretende ser un punto de comunicación y difusión de nuestras ideas que se hace una vez al año, mediante actividades que reflejan parte de las experiencias, ideas o luchas que se vienen desarrollando en los últimos años.
  • Asamblea Antiespecista de Madrid. Nace a finales de 2009 a raíz del interés de varias personas por unirse y empezar a moverse a nivel colectivo con la intención de dar a conocer la lucha antiespecista, el veganismo y la problemática que supone la explotación de animales no humanos.
  • Todo por hacer. Gratuito y nace de la ilusión por sacar adelante un proyecto autogestionado que contribuya a visibilizar nuestras posturas en papel, un formato que lejos de haberse vuelto obsoleto y anacrónico, tiene sus propias ventajas: una cierta perdurabilidad, la difusión “mano a mano”, la presencia física en la calle, etc
  • Colectiva Anticarcelaria Feminista. Estamos y luchamos en contra de la existencia de las cárceles así como del entramado ideológico que las sostiene como única vía de solución. Por ello, desde esa idea común y desde el interés de transgredir el ciclo hegemónico de sus normas, juntamos las ganas de trabajar en torno a ese objetivo.

 

20:00 Concurso de postres veganos ¡Trae tu postre y participa!

local anarquista magdalena
calle dos hermanas 11
metro lavapiés y la latina

localanarquistamagdalena.org

 

Las obras del hotel han comenzado.

El pasado 12 de septiembre dieron comienzo de manera inminente las obras del hotel de la cadena Ibis en el solar, tradicionalmente popular del barrio de Lavapiés, una vez más denunciamos este proceso especulativo. Desde entonces se han dado acciones inmediatas como la concentración que se dio ese mismo día por la tarde, en la que se reclamó el espacio a grito de “El barrio para quien lo habita”.

                              fot_mg_5867-1  Vecinas en protesta a la entrada de las excavadoras.